Rodamón Camperización

En Rodamón Van son especialistas en equipamiento de furgonetas camper con acabados personalizados a tu gustos. El mundo de los vehículos vivienda es su estilo de vida y esto se nota en el cariño que ponen en sus trabajos. Puedes encontrar este camperizador en la Carretera de Santa Coloma, concretamente en el KM 3, de la población de Vilablareix, en la provincia de Girona. El número de opiniones y valoraciones positivas que tiene este camperizador, demuestra que en este taller de camperización trabajan muy fino.¡Enhorabuena! Puedes encontrarles de lunes a viernes a partir de las 9h de la mañana y hasta las 19h de la tarde. El fin de semana se van de finde con sus campers y tienen el taller cerrado. Si te acercas (puedes ver su localización en el mapa) estarán encantados de hacerte un presupuesto y mostrarte sus trabajos. Eso si, antes de pasarte por allí ponte en contacto con ellos. Puedes hacerlo desde el formulario que tienes justo aquí debajo. No vaya a ser que te pases y no puedan atenderte.

4 / 5 estrellas

24 valoraciones

Especialidades

Avisos

Horarios

Lunes: 9:00–19:00

Martes: 9:00–19:00

Miércoles: 9:00–19:00

Jueves: 9:00–19:00

Viernes: 9:00–19:00

Sábado: Cerrado

Domingo: Cerrado

Estos horarios pueden no ser correctos. ¿Has detectado un error? Contacta con nosotros.

¿Dónde está el camperizador?

Opiniones de nuestros usuarios Rodamón Camperización

Una respuesta

  1. La idea inicial era que nos miraran el estado de la instalación de gas, la calefacción y que nos montaran un inversor nuevo que nosotros mismos les suministramos, ya que el que había montado no funcionaba (en principio era cambiar uno por otro). Después de un mes nos devuelven la autocaravana con la instalación eléctrica nueva (supuestamente la habían rehecho ya que nos dijeron que estaba realizada en plan chapuza y que cambiar un inversor por otro no era una buena solución) y con la calefacción sin reparar . No nos ofrecieron ninguna alternativa (a parte de la de viajar sin calefacción) y nos llevamos la calefacción en el mismo estado en el que se la habíamos entregado. Os adelanto que la acabé reparando yo en el garaje de mi casa, en escasas dos horitas.
    También nos montaron una persiana en la cocina y tengo que decir que la montaron fatal, porque el estor no recogía, y lo tuve que acabar reparando yo. Lo de la cortina puede parecer una minucia, pero es que la factura inicial ascendía nada menos que a 467 €!

    En resumen, que en Septiembre nos vamos por fin de viaje (cerca de casa, por suerte) con la autocaravana y, nada más llegar al sitio y encender en inversor, nos sale la instalación ardiendo (se incendia, con llama, no con simple olor a chamusquina). Suerte que llevábamos un extintor en el vehículo y apagamos el incendio. Os podéis imaginar nuestras caras, porque viajabamos con un bebé de dos meses. Menudo susto nos llevamos. Total, que les volvemos a llevar el vehículo para que miren qué ha podido pasar y entonces empieza la odisea. Que si se ha incendiado porque nosotros hemos hecho algo mal o hemos dejado levantado algún térmico que no debíamos (el térmico de la instalación no saltó, por cierto), que si era culpa del inversor que les habíamos entregado para montar, que seguro que era de mala marca o defectuoso y que no se fiaban, que es que claro que la autocaravana era antigua y a veces esas cosas pasan… Al final, después de un mes y medio regatéandonos con que tenían mucho trabajo y otros clientes a los que les daban prioridad (nosotros pensando, tontamente, que quizá nos lo hacían a ratos porque no nos iban a cobrar, ya que había sido culpa de ellos) les «amenazamos» con llevarnos la autocaravana esté como esté, porque ya estamos hartos. Catástrofe, llegamos allí y la autocaravana no arranca (no tenía ese problema de inicio) i el lector de tensión de la batería no funciona. Al final hay que empujarla para poder sacarla de allí y llevárnosla y encima nos presentan una factura de otros casi 400 €. ¿¿Cómo?? Cara de póker. Al final llegamos a un acuerdo con ellos de que sólo les vamos a pagar el material y no la mano de obra (y creo que fuimos buenos) y nos llevamos el vehículo. Encima, somos buenos y hacemos gasto en la tienda comprando varias cosas.

    Hasta la fecha no hemos querido tratar más con ellos, pero la autocaravana sigue con problemas derivados a la instalación. Después de varias visitas a un taller mecánico (otro) han llegado a la conclusión de que cuando la instalación se incendió se quemaron los cables que van al alternador i a la batería. De hecho, nos la devolvieron con problemas de arranque y con los indicadores de batería y varios fusibles muertos. Todo un drama.

    Tengo que decir que el trato con la chica (Monique) siempre ha sido bueno, responde por WhatsApp, atiende el teléfono e intenta llegar a una solución contigo, pero dudo mucho de la calidad del trabajo de quien realiza las reparaciones. Además no te homologan los cambios que hacen en las instalaciones, alegando que son modificaciones y no instalaciones nuevas. Yo no os recomendaría pasaros por aquí aunque, quién sabe, quizá tenéis suerte y os sale bien.

    En fin, que confías en que te van a dejar la autocaravana a punto para salir y no te tengas que preocupar por nada y se te incendia. Nosotros, desde luego, no volveremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *